Seguidores

lunes, 9 de agosto de 2010

Acto Final

Se alza el telón. En la escena todo es oscuridad. Un minuto después, dos focos iluminan a un hombre y una mujer, separados por una puerta abierta, un círculo de luz para cada uno.
Ella - Tienes un don. El don de hacer muy feliz e infeliz al mismo tiempo a las personas que te rodean. Eres la estrella fugaz y el deseo no cumplido. El mundo no está preparado para alguien como tú, ni tú estás preparado para vivir en este mundo. El problema es tuyo, el mundo pasará por encima de ti...No me llames nunca, sólo quiero volver a saber de ti al leer un mensaje en mi móvil que diga que vuelves a ser profesor, solo conseguir tu sueño te salvará.

El permanece en silencio durante toda la escena, doblándose por la mitad, llorando por el dolor causado.

Durante un minuto ambos se miran a la cara, en silencio. El telón no baja sino que se desploma.

No hay aplausos...No hay público...No hay teatro...


6 comentarios:

  1. Es una escena q parece por corta q sea casi interminable,dolorosa y esperada a la vez,despues de la agonia vivida,el punto final a tan larga espera....y una luz q se proyecta a lo lejos,diciendote q la oscuridad termina,halo de esperanza....nueva...deseada

    ResponderEliminar
  2. Conozco una persona que también tiene ese don. Y no es actor...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Para ti


    Un día y otro día y otro día.
    No verte.

    Poderte ver, saber que andas tan cerca,
    que es probable el milagro de la suerte.
    No verte.

    Y el corazón y el cálculo y la brújula,
    fracasando los tres. No hay quien te acierte.
    No verte.

    Miércoles, jueves, viernes, no encontrarte,
    no respirar, no ser, no merecerte.
    No verte.

    Desesperadamente amar, amarte
    y volver a nacer para quererte.
    No verte.

    Sí, nacer cada día. Todo es nuevo.
    Nueva eres tú, mi vida, tú, mi muerte.
    No verte.

    Andar a tientas (y era mediodía)
    con temor infinito de romperte.
    No verte.

    Oír tu voz, oler tu aroma, sueños,
    ay, espejismos que el desierto invierte.
    No verte.

    Pensar que tú me huyes, me deseas,
    querrías encontrarte en mí, perderte.
    No verte.

    Dos barcos en la mar, ciegas las velas.
    ¿Se besarán mañana sus estelas?

    ResponderEliminar
  4. Me encanta, es muy profundo y muy real al mismo tiempo. Te sigo, me encantan tus posts :)

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, hacen falta textos así.

    Besos.

    ResponderEliminar